Plan de competición para un portero de Futsal

A continuación os dejo el último post del Blog Cofutsal tal y como lo hemos conocido. Durante las próximas semanas tendréis nuevas noticias sobre el Blog y la Filosofía COFUTAL. Gracias a todos.

Como es habitual esta semana Jesús Candelas esta semana nos regalaba otro post en su blog. Con el tema  La Atención es el buril de la memoria, el maestro establecía las cuestiones teóricas que determinan la atención y concentración en el deporte. Como siempre, uno se sorprende a sí mismo leyendo a Jesús y al día siguiente, ya está dándole vueltas.

En este post os dejo lo que para mí son las claves prácticas del trabajo atencional en el fútbol sala. Os recomiendo leer el post de Jesús Candelas antes de seguir con este, para que establezcáis las cuestiones teóricas básicas.

En este post estableceremos un plan de competición para un jugador de fútbol sala. En concreto para un portero. Hemos elegido al portero por sus características atencionales. Es el jugador que interviene en situaciones a veces aisladas y que debe mantener la concentración. Sus acciones son determinantes durante un partido.

166172_114058305334396_6536368_n

Hay que tener en cuenta que un jugador de fútbol sala recibe estímulos dominantes y estímulos fluctuantes. Los primeros son aquellos en los que el jugador se debe centrar para mantener su atención y que le harán tener un buen rendimiento. Los segundos, son aquellos que no forman parte directamente del juego, pero pueden hacer desviar la atención de los objetivos. Los estímulos fluctuantes pueden ser de baja intensidad, que no provocan una pérdida de concentración, como por ejemplo una leve molestia al ejecutar una acción. Sin embargo los estímulos fluctuantes de alta intensidad, por ejemplo una decisión del árbitro con la que no se está de acuerdo, si pueden hacer que el jugador pierda la concentración. Por ello, a nivel psicológico el jugador debe ser capáz de centrar su atención en los estímulos dominantes, reconocer los fluctuantes de baja y alta intensidad. No permitir que los fluctuantes de baja intensidad se conviertan en alta intensidad y saber diferenciarlos para que no se conviertan en dominantes que reduzcan el rendimiento.

Para ello vamos a determinar cuáles podrían ser los estímulos dominantes de nuestro deporte.

Como comenta Jesús en su post, los estímulos además pueden ser internos o externos.

 

Estímulos internos (pensamientos, emociones):

Los estímulos internos, normalmente se refieren las posiciones de golpeo. Sobre todo a la hora de realizar inicios de ciclo, en fútbol sala siempre se saca con el pie, excepto en el caso del saque de meta, donde el portero lo hace con la mano. Por lo tanto es importante en función del tipo de golpeo que quiero hacer, la posición del pie de apoyo. De modo que en mi pensamiento tengo que tener claro que opciones de saque (sobre todo en jugadas ensayadas, voy a tener). Cada una de las soluciones requerirá un apoyo distinto del pie de apoyo. Por ello es fundamental, combinar la percepción de estímulos externos, con los pensamientos de corrección de mi pie de apoyo. Por ello cuando el jugador marca la jugada, entrará en un estilo atencional restringido-extratemporal en la acción que va a realizar. Cuando el árbitro pita, durante los 4 segundos que tiene para sacar, y los compañeros se empiezan a mover, pasa a un estilo restringido-intratemporal. Donde en función de los estímulos externos de sus compañeros y rivales debe ejecutar un saque. Este saque seguramente viene influenciado por, la situación en concreto, pero también por acciones anteriores, que hayan tenido éxito, respondiendo el jugador, por Similitud y por frecuencia.

Muchos de los errores cometidos en la ejecución de los pases, ocurren por no tener un bagaje atencional en dicho pie de apoyo. El jugador no automatiza ese proceso voluntario, porque ni siquiera le han indicado la importancia de esta primera acción. El hecho de colocar el pie de apoyo debería ser un procesamiento automático, pero en muchos casos no se da. El jugador pasar a ejecutar el pre-balanceo de la pierna que golpeará antes de colocar el pie de apoyo en la condición óptima para el saque.

Durante la ejecución de un golpeo el jugador decide hasta que punto pre-balancear y balancear, para dotar de fuerza el golpeo.

En el momento del golpeo, decide con que superficie golpear, para dar la dirección exacta, junto con el punto de post-balanceo.

En el proceso de juego, con el balón en pista, el jugador debe contar con un procesamiento automático, ya que el éxito de la acción depende en gran medida de la velocidad de decisión y ejecución.

Al igual que con este golpeo, el resto de acciones técnicas con balón requieren de estímulos internos, que nos indican si la acción puede tener éxito, en función de nuestra posición corporal, etc.

En el caso del portero a la hora de sacar de meta, los estímulos internos pueden ser su posición corporal, el tacto con el balón para determinar en función del mismo, que tipo de saque puede ser el más correcto. Los pensamientos sobre las acciones anteriores, como paradas o saques.

Por otro lado el jugador o portero no poseedor de balón en ataque debe atender a su posición corporal, pensar en todo momento en que su cuerpo debe estar orientado de forma que pueda participar en el juego o realizar una parada o anticiparse en una salida. Si bien es cierto que recibirá estímulos externos, como el balón o los jugadores, que le indicará en que situación táctica (espacio y tiempo) tiene que estar para poder participar en el juego, igual de importante será que atienda a sus estímulos internos, con respecto a posición de sus piernas, de su pecho y de sus caderas. Es decir así como la decisión táctica le vendrá estimulada externamente, la técnica, en gran medida deberá venir estimulada internamente.

Cuanto más automático sea este proceso interno, más eficiente será el jugador. De forma que podrá centrarse en otras tareas que añadan más valor.

El jugador también deberá atender a su situación física. Analizar su estado de capacidad respiratoria, de frecuencia cardiaca, así como de la capacidad de recuperación en las jugadas siguientes. De esto dependerá que el equipo mantenga el nivel durante todo el encuentro. También debe analizar estos estímulos a largo plazo y ver la necesidad de su participación en el resto del encuentro, para regular o no los esfuerzos. Así como su situación a nivel de carga muscular, para prevenir sobrecargas o molestias que puedan agravarse, en el caso del portero por lo explosivo de sus acciones controlar su estado físico.

El jugador también a través de estímulos exteriores, como errores propios, aciertos del rival, errores de los compañeros, aciertos de los compañeros, decisiones arbitrales, actuaciones del entrenador, etc, etc va a recibir lo que para él tienen que ser estímulos internos. Es decir pensamientos que debe utilizar como estímulos internos. Todos aquellos pensamientos negativos, que le alejen del objetivo, tienen que ser detectados y eliminados. Mientras que los positivos deben ser reforzados.

De esta forma estímulos fluctuantes de alta intensidad, como la interrupción de juego por parte del árbitro, para pitar una jugada en contra, no deben convertirse en estímulos fluctuantes de alta intensidad, que serán difíciles de dominar por el jugador. Se deben bloquear la aparición de dichos estímulos (pensamientos), durante el partido.

Estímulos externos (público, árbitro, compañeros, elementos de tu deporte,…):

En la práctica del fútbol sala son muchos los factores externos que influyen. Desde las instalaciones, la superficie y dimensiones de la pista de juego, los vestuarios, el público, los tres colegiados, el banquillo contrario, la situación del banquillo con respecto a la grada, las porterías (de palos redondos o cuadrados), las líneas dibujadas en la pista, las distancias a las paredes, el balón, los rivales, los tipos de marcajes utilizados por los rivales, los tipos de dinámicas de ataque utilizadas por los rivales, las equipaciones propias, las equipaciones rivales, las equipaciones de los árbitros, la técnica de los porteros, la política de rotaciones del rival, la política de rotaciones propias, el marcador, el tiempo restante y transcurrido, el número de faltas acumuladas, propias y del rival. Todas estas cuestiones afectan o bien directamente en el juego, o en pensamientos o emociones que se convertirán en estímulos internos y que hay que conseguir transformar en estímulos fluctuantes de baja intensidad.

Podríamos establecer los estímulos dominantes del fútbol sala son

  • El balón.
  • El estado físico general.
  • Los rivales, sus características, estado físico general, su disposición ofensiva y defensiva.
  • Las características, estado físico general y disposiciones de los compañeros.

Mientras que el resto de estímulos deberíamos de considerarlos fluctuantes y deberíamos controlarlos.

En cuanto a los estilos atencionales, podremos unos ejemplos;

Amplio-externo:

El entrenador en el momento del partido evalúa la situación para decidir si cambiar un sistema de juego, o realizar cambios.

El portero en función de las disposiciones de los rivales en la defensa presionante, decide que tipo de aperturas de ataque de realizar.

El jugador cierre, que en función del tipo de marcaje de los rivales, decide que tipo de acciones de ataque emprender, abriendo el ataque por las bandas, o por el centro.

El jugador que se desmarca en ruptura y en función de la situación del balón, sus compañeros y resto de rivales y la continuidad posterior del juego, ocupa un espacio u otro.

El portero en el momento de realizar un saque de meta, donde ha de decidir a cuál de los 4 compañeros debe sacar para obtener la mayor ventaja posible.

Amplio-interno:

La planificación que realiza un jugador previa a un partido, si tiene un marcaje individual asignado con un contrario en concreto. Donde planeará las distintas acciones a realizar en función de las características básicas de su rival.

La planificación de rotaciones físicas, y de cargas máximas en minutos, en la primera parte, que el preparador físico y el entrenador acuerdan intentar mantener, para poder abordar la segunda parte con garantías físicas.

El análisis previo al partido que realiza el entrenador, sobre las posibilidades tácticas del rival en cada momento del partido y las respuestas que se podrían dar en cada caso.

El tipo de disparos que se realizarán en una tanda de penaltis, o en el caso de tener contar con un doble penalti, en función de los porteros rivales, que el entrenador de porteros y los lanzadores pueden planificar antes del partido.

Reducido-externo:

El portero en el momento de parar un doble penalti. Debe centrar su atención en el pie de apoyo del rival y el balón.

El jugador que lanza debe centrar su atención en el balón y la portería rival (eliminando la atención sobre el portero rival, que no aporta nada en ese momento).

El hombre que sala a pista, que debe estar atento al peto que debe intercambiarse con el compañero que sale y en el compañero mismo. Para no ser sancionado por entrar antes de tiempo a la pista.

El jugador en el tiempo muerto, debe pasar de una atención amplia-externa, que se da normalmente en fútbol sala a reducido-externo, para atender al entrenador.

 Reducido-interno:

El lanzamiento de una falta directa.

El lanzamiento de un penalti.

El lanzamiento de un doble penalti.

Básicamente en los pateos directos, sobre todo en situaciones de jugador especialista que sale desde el banquillo solo para realizar dicho pateo.

Con estos ejemplos podemos estar en disposición de tratar de trasladaros como realizar un plan de competición.

Mediante un plan de competición trataremos de conseguir que el jugador:

  • Tenga claro los recursos con los que cuenta en cada situación, los básicos y los alternativos.
  • Que conozca las técnicas que utiliza, sobre todo las contraproducente e ineficaces.
  • Que conozca una rutina y trate de afianzarla para mantenerse centrado y no despistarse.
  • Que conductas debe utilizar en situaciones poco frecuentes o menos habituales pero que pueden marcar claramente su rendimiento.

De esta forma trataremos de que el jugador entienda aquellas conductas que no le aportan valor en el rendimiento y de que sean capaces de organizar y programar aquellas que son eficaces.

Composición de un Plan de Competición:

Ejemplo de un plan de Competición de forma descriptiva. Para realizar un plan de competición debemos conocer con que situaciones se va a encontrar el jugador en la preparación y durante la competición.

Es importante conocer la especialidad deportiva para la que queremos realizar el Plan de competición, pero sobre todo conocer las características psicológicas y demandas de cada situación. Es fundamental la aportación del Jugador, Entrenador y Psicólogo Deportivo.

 

 

SITUACIÓNES CONCEPTO
ENTRENAMIENTOS DE LA SEMANA. Durante la semana me centro en los factores fundamentales del modelo que van a conceder ventaja a mis actuaciones, como las situaciones defensivas del rival ante nuestra salida de presión, su estrategia cercana, corners, faltas y bandas así como el scouting de lanzadores especialistas. Trabajo duro físicamente para aumentar mi autoestima y me centro en la tarea, no en lo coges que encajo o no encajo entrenando.
NOCHE ANTES Para estar relajado me acuesto pronto, si necesito conciliar el sueño puedo leer. Si el partido me ronda la cabeza, no lucho contra esos pensamientos los dejo fluir. Si no consigo conciliar el sueño por pensamientos del partido, simplemente repaso mentalmente situaciones del modelo que hemos trabajado esta semana.
LEVANTARME Respeto las horas de sueño y descanso. Me levanto con antelación para poder estar tranquilo y desayunar sin prisas. Me centro en la rutina del desayuno, agua, fruta, café o té o Avena y dos tostadas al menos de desayuno. Durante el desayuno leo la prensa diaria o charlo si tengo compañía.
DESPLAZAMIENTO Si el desplazamiento es superior a 1 hora, interactúo con mis compañeros, trato de fomentar conversaciones o juegos de mesa, cartas, Scrable, etc. Cuando queda menos de una hora para llegar al pabellón, hago un ligero repaso del plan de acción que ha propuesto el entrenador y de nuevo pongo el foco en las situaciones entrenadas sobre el rival, así como de las actuaciones que llevarán a cabo mis compañeros.
LLEGADA No me distraigo. Saludo con educación si me cruzo con rivales, árbitros, etc, pero mantengo la concentración. No es el momento de relacionarme, “después del partido estamos eh?”. No me distraigo.
VESTUARIO Sigo mi rutina para vestirme, controlo los tiempos, me vendo. Me estoy activando , una vez vestido está claro que empieza la bueno. A DISFRUTAR, ME VOY SALIR.
CALENTAMIENTO GENÉRICO Es el momento de activar el cuerpo también, junto una mayor focalización de la mente. Empiezo suave, con el entrenador trabajo todos los grupos musculares. Me centro en las sensaciones internas. Voy entrando en ritmo poco a poco de forma ascendente, sin precipitarme. Si me distraigo, FOCO¡. Me centro en un objeto fijo, lo enfoco y respiro profundamente. Vuelvo al calentamiento.
CALENTAMIENTO ESPECÍFICO Sólo me centro en lo que ocurre en el área. La rutina con mi compañero y el entrenador. Realizo los movimientos más agresivos al menos 5 veces cada uno. La rutina es para esto, si me distraigo con la grada o los compañero que están fuera del área, me centro otra vez FOCO¡¡. Posición Base, Cruz, Cambios de cruz, caídas, agarres, blocajes, desvíos y sacar piernas en salto de valla. ME ESTOY FORZANDO, BUSCO EL PUNTO ÓPTIMO
CALENTAMIENTO PORTERÍA Es el momento de interactuar con mis compañeros. El foco está en mi media pista. Si miro al público a los rivales, FOCO¡¡ me vuelvo a centrar. Comienza la rutina de disparos y unos contra 1, 2 contra 1 etc. Me concentro ya no solo en mí, ESTOY A TOPE HE CALENTADO BIEN¡¡. Toca interactuar, esto es un deporte de Equipo. LIDERO LA DEFENSA Y SOY EL PRIMER ATACANTE¡¡. No me fijo en si los goles entran o no entran, NO ES LO IMPORTANTE. Incluso si hay algún compañero al que le he parado más de dos disparos seguidos, le dejo que marque, EL NECESITA TAMBIÉN CONFIANZA¡¡.

SITUACIONES ESPECIALES: No soy titular. Si no soy titular, simplemente cubro a mi compañero en esta parte del calentamiento. Es un deporte de EQUIPO, le ANIMO, le REFUERZO POSITIVAMENTE. Cuando necesita un descanso se los doy. YO NO FUERZO. Me centro en sacar balones arriba y con los pies. Mi función es estar activado por si a mi compañero le pasa algo durante el calentamiento, por si tengo que apretar yo en el calentamiento de portería. Cuando él quiera entrar yo me retiro. ANIMO AL EQUIPO¡¡. Hasta que me toque jugar, ANIMO sin inteferir en el trabajo del entrenador. Lo hago sin despistar a los que están en juego¡¡.

SAQUES DE ÁREA Si realizo una parada me concentro en levantarme pronto, contar 1,2,3,4 y buscar un primer pase largo que SORPRENDA. Es importante que esté centrado en ello, con la PARADA no acaba el trabajo. Si no veo un saque largo, me centro en un saque medio o bajo. SACO ANTES DEL 4¡¡.
SAQUES DE META El balón ha salido. No voy a poder sorprender al rival, LO IMPORTANTE ES QUE EL EQUIPO SE CENTRE EN COMO SALIR DE LA PRESIÓN. Antes de ir a por el balón, miro a los rivales, me cercioro de sus posiciones e indico a mis compañeros como proceder. DE FORMA ENERGÉTICA, TRANSMITO SEGURIDAD, SE LO QUE EL EQUIPO NECESITA, ENTRENO PARA ELLO¡¡
MIENTRAS EL EQUIPO ATACA Si he sacado en corto y el equipo rival presiona. ADQUIERO POSICIÓN BASE. Me concentro en seguir el juego, en la bisectriz del ángulo formado por el balón y los dos palos de la portería. FOCALIZO. Intento ENFOCAR LA PIERNA DOMINANTE DEL DEFENSOR. Sé si es ZURDO O DERECHO¡¡. Si roba estoy preparado para atacarle su pierna buena¡¡.

Si el jugador rival roba y mi compañero no va a poder recuperar la posición ATACO CON DECISIÓN Y VELOCIDAD. ME HAGO GRANDE¡¡ DE FRENTE, EXTIENDO MI CUERPO, NO CIERRO LO OJOS, NO ME GIRO, SOY PORTERO¡¡.

Si hay más de un rival ACTIVO MI ACCIONES 2 CONTRA PORTERO¡¡.

Si el equipo avanza, adelanto la posición hasta 9 metros, RESPIRO en función de mis sensaciones, si me siento demasiado activado, EXHALO 2 VECES por cada inhalación, respiro con la parte baja del estómago y voy llenando el cuerpo de aire hasta el pecho. FOCALIZO. Estoy ATENTO por si tengo que salir a despejar un balón. AYUDO AL EQUIPO, LES AVISO CUANDO PUEDAN JUGAR CONMIGO¡¡.

Si el rival roba, atento. FIJO MI ANTENCIÓN EN EL NÚMERO DE DEFENSORES QUE ME AYUDAN Y EL NÚMERO DE ATACANTES. ACTIVO LAS DINÁMICAS 2X1, 2X2, 3X1 O 3X2 según el caso. LAS TENGO DOMINADAS. ME COMUNICO, LIDERO¡¡-

MIENTRAS EL EQUIPO DEFIENDE Si el balón aún está lejos, ayudo al equipo, ACTIVO, PREPARADO, FLEXIONADO, TEMPORIZO AL RIVAL, vigilo las diagonales y las paralelas LARGAS.

Si el balón se acerca, ADQUIERO POSICIÓN BASE. Me concentro en seguir el juego, en la bisectriz del ángulo formado por el balón y los dos palos de la portería. FOCALIZO. Intento ENFOCAR LA PIERNA DOMINANTE DEL ATACANTE. Sé si es ZURDO O DERECHO¡¡. Si roba estoy preparado para atacarle su pierna buena¡¡.

Si no estoy de acuerdo con la decisión del árbitro en algún momento, NO PROTESTO AL ÁRBITRO Y ME CENTRO EN LA SIGUIENTE ACCIÓN.

TRAS UNA BUENA PARADA SIGO LAS RUTINAS DE SAQUES DE AREA O SAQUE DE META. El trabajo no ha acabado. Cuándo tenga un momento, la visiono de nuevo en mi mente. GRAN PARADA¡¡ A SEGUIR. ME MANTENGO FRIO, NO ME EXALTO, NO LO CELEBRO EN EXCESO, SOBRIO, QUEDA MUCHO¡¡.
TRAS UN ERROR PROPIO ENCAJAMOS UN GOL DEBO TRANSMITIR CONFIANZA. Levanto la mano, asumo el error. NO ES UN PROBLEMA, NO ES UN FRACASO, ES UN ERROR. Analizo rápidamente la jugada en mi mente. LOCALIZO EL ERROR – LOCALIZO LA CAUSA – APRENDO. Me centro en calmarme. RESPIRO. FOCALIZO EL SAQUE DE CENTRO. Empezamos de nuevo no hay tiempo para más. ATACAMOS – ME CENTRO EN LA RUTINA, ME COMUNICO DE NUEVO.
TRAS UN ERROR PROPIO NO ENCAJAMOS UN GOL Si he errado, es por una falta de ANTENCIÓN O POR UN EXCESO DE LA MISMA. Busco mi punto óptimo de concentración, NO ESTOY EN EL PUNTO CORRECTO DE ACTIVACIÓN.
TRAS UN ERROR DE UN COMPAÑERO QUE NOS CUESTE UN GOL NO ME ALTERO. LE ANIMO. ANIMO AL EQUIPO.
TRAS UN ERROR DE UN COMPAÑERO QUE NO NOS CUESTE UN GOL PIDO ATENCIÓN, PIDO INTENSIDAD. ANIMO¡¡
ANTE UN DISPARO DE DOBLE PENALTI Me coloco en mi posición. Según como me sienta RESPIRO. Para relajar la tensión o para activarme. LOCALIZO AL LANZADOR. PIENSO EN CUAL ES SU PIERNA DOMINANTE, PIENSO EN SU ÁNGULO DE CARRERA. Y EL SCOUTING. Conozco a los lanzadores, sus dinámicas de ANGULOS PIERNAS. Cuando se acerca al balón me fijo en su velocidad e INCLINACIÓN. FOCALIZO EL BALÓN. LO ATACO¡¡.
ANTE UN DISPARO DE PENALTI Me coloco en mi posición. Según como me sienta RESPIRO. Para relajar la tensión o para activarme. LOCALIZO AL LANZADOR. PIENSO EN CUAL ES SU PIERNA DOMINANTE, PIENSO EN SU ÁNGULO DE CARRERA. Y EL SCOUTING. DECIDO MI ACCIÓN. ANTES DE QUE GOLPEE, LE FINTO, LE HAGO DUDAR Y ACTIVO MI ACCIÓN.
ANTE UN CORNER O SAQUE DE BANDA CERCANA O FALTA. LIDERO EL REPARTO DE MARCAS. Me concentro en el sacador. SI MARCA JUGADA, lidero a los defensas, hemos trabajado el SCOUTING. VISUALIZO LA JUGADA Y LAS OPCIONES MÁS PELIGROSAS A VIGILAR.
TIEMPOS MUERTOS Momento de bajar el nivel de activación. Tengo que cambiar mi foco. He de atender al plan del entrenador, no miro a la grada. ABRIR LA MENTE. DEJARME AYUDAR, DE FUERA SE VE DISTINTO, CONFIAR EN EL CUERPO TÉCNICO, NO DUDO. Me hidrato.
DESCANSOS Bajo mi nivel de activación, me relajo unos minutos, me centro en RESPIRAR, recuperar y relajarme. Cuando el entrenador entra para dar indicaciones, FOCO EXTERNO, atiendo al entrenador, APORTO MIS IDEAS. AL FINALIZAR ANIMO. Me hidrato y recargo energías con membrillo.
CAMBIOS DURANTE EL JUEGO Si durante el partido el entrenador me cambia, NO DUDO. NO ES HABITUAL y hay una explicación. ANIMO Y ABRAZO A MI COMPAÑERO. NO PIENSO EN LAS RAZONES, ANIMO HASTA EL FINAL DE CHOQUE. Tras el choque analizo con el entrenador la sustitución. BUSCO MEJORAR.
EVALUACIÓN FINAL Una vez finalizado el partido analizo mi Rendimiento. Me pondré nota en:

CONCENTRACIÓN EN JUEGO.

APOYO A MIS COMPAÑEROS.

COMUNICACIÓN.

Luego comparo mis números con el número de paradas y buenas intervenciones.

Esta plan no está referido a ningún portero en concreto y no intenta reflejar un Plan de Competición idóneo para todos los porteros. Cada Plan de Competición es particular y éste simplemente nos puede servir de ejemplo para saber como desarrollarlo.

 

Pasos para la construcción de un plan de competición.

1.- Construcción de un plan genérico del deporte en cuestión.

2.-Evaluación de los recursos actuales del Jugador.

3.- Diseño de un plan individualizado.

4.- Evaluación y Revisión.

 

1.- Construcción de un plan estratégico de fútbol sala.

Crear un esquema de las situaciones con las que el jugador se encontrará en la preparación y durante la competición en fútbol sala, tengan o no relevancia aparente.

Tenemos que conocer la técnica y táctica en el fútbol sala y los requerimientos psicológicos del trabajador.

Elaborar un listado de situaciones.

Como se puede ver en el Ejemplo hemos escogido las situaciones que se pueden dar con normalidad en el transcurso de la preparación del partido de un portero. También hay situaciones extraordinarias que se pueden incluir, como las inferioridades reglamentarias, o las decisiones arbitrales erróneas, o alguna interrupción inesperada del juego. En el caso de ser un deporte al aire libre aquí entrarían las cuestiones meteorológicas etc.

En cuanto a la estrategia, técnica y táctica es importante conocer que tipo de Atención debe utilizar el jugador en cada momento. En las situaciones descritas arriba, deberíamos concretar a que debe atender en cada momento el jugador, para poder realizar con éxito las acciones.

En cuanto a las conductas paradeportivas, aquellas que se dan fuera del juego, en los tiempos muertos, etc, nos pueden servir para mantener al jugador concentrado. El caso de la hidratación, de no mirar a la grada en los tiempos muertos etc.

Es importante conocer estas conductas del jugador, así como negaciones con la cabeza, reproches, puños apretados, golpes a las porterías, el tipo de comunicación con los compañeros y el entrenador, etc, para hacer comprender al jugador la importancia del Plan de competición y como puede ayudarle a mejorar su rendimiento.

El plan que hemos presentado, una vez comprendido se puede resumir con palabras claves que al jugador no le cueste leer, memorizar y poner en marcha, como por ejemplo:

SITUACIÓNES CONCEPTO
ENTRENAMIENTOS DE LA SEMANA. MODELO – SALIDA DE PRESIÓN, ESTRATEGIA, SCOUTING.

TAREA – TRABAJO DURO.

 

También se puede realizar en forma de esquema.

Podéis dibujar un campo de Fútbol sala y colocar en cada situación la información necesaria.

Y también el mismo jugador puede grabar con sus palabras la dinámica a seguir, pero es la opción más trabajosa y la que menos posibilidades da de saltar de una situación del juego a otra para refrescarla.

 

2.-Evaluación de los recursos actuales del Jugador.

Una vez tenemos el boceto de las situaciones y conocemos los requerimientos psicológicos del fútbol sala, podemos individualizar el plan.

Debemos conocer cuáles son las conductas actuales del deportista a través de varias fuentes de información.

La primera opción es a través de la observación de la conducta del jugador. A través de la grabación de sus conductas en competición, entrenamientos, etc. Los datos de las grabaciones son reales y no recuerdos o percepciones. Además nos puede servir de comparación más adelante para comparar el comportamiento actual con el posterior a la implantación del Plan de Competición.

Se puede pedir directamente al jugador que haga un listado de sus conductas. Uno de un día que recuerde como especialmente bueno y otro de un día especialmente malo.

También se puede realizar una entrevista con el jugador e ir repasando las conductas actuales en las situaciones que tenemos listadas. De esta forma podemos conocer las imágenes, los diálogos internos, como procesa la información, que procesos emocionales están asociados a determinadas situaciones.

También se puede realizar una entrevista con el entrenador (en caso de no serlo nosotros) y recoger sus opiniones sobre.

  • Si tienen o no tienen sentido algunas de las acciones que se exhiben.
  • Pueden surgir algunas actuaciones que no han aparecido en las grabaciones.
  • Conductas adecuadas e inadecuadas que el entrenador considera, pero que sólo él puede determinar.
  • Intervenciones del propio entrenador en el desarrollo de la competición y la intencionalidad de las mismas.

3) Diseño personalizado.

Definiremos a continuación;

  • Qué recursos son los más adecuados de todos los disponibles.
  • Qué recursos interfieren en el rendimiento.
  • En que situaciones este deportista no tiene los recursos eficaces, o lo que es lo mismo, qué recursos hay que entrenar.

Pondremos en marcha le Plan de competición básico.

A través de él trataremos que el jugador comience a eliminar la basura, ruido o información irrelevante. Aquellos estímulos que son externos y no suman.

Saber competir contra uno mismo, evitar las trampas que le hacen centrarse en resultados antes que en el proceso.

Debemos entrenar al jugador en la técnicas de control de la activación, relajación o control de la atención.

A continuación ponemos el plan de competición a prueba en entrenamientos o amistosos y lo vamos reajustando, hasta que veamos que lo podemos trasladar a la competición.

3) Evaluación.

Finalmente procede un proceso de evaluación y seguimiento con la ayuda de nuestra observación, y seguimiento con jugador y entrenador.

 

Bibliografía: Revista de Psicología General y Aplic. 1995, 48 (1), 77-94 Planes de Competición de Guillermo Pérez Recio.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s